El día se acerca…

El día se acerca…

El momento emocionante del “sí” está a la vuelta de la esquina, la planificación ha sido una tarea titánica, pero ya está todo listo y el reloj va cuenta atrás. Los malos momentos y hasta el tener que aceptar algunos detalles que no te gustaban tanto han quedado un tanto en el olvido. Las invitaciones han sido repartidas, el lugar y el banquete están decididos y apartados junto con los adornos.

Lo que sigue ahora es que trates de tranquilizarte, deja de pretender controlar todo, hasta lo que no controlaste y des paso a disfrutar de tus últimos días de soltería, ¿Que no todo fue de tu gusto?¿Que temes que el vestido de novia se encoja?¿Que si ese día lloverá o el banquete estará pésimo?¿Que si has tenido discusión tras discusión con la suegra, madre y novio? Respira hondo y reconsidera actitudes; es buen momento para pedir disculpas y olvidar enfados.

Si ese día será majestuoso y quieres lucir hermosa, entonces disfruta el trayecto. Dar rienda suelta a las emociones no siempre es positivo, reprimirse menos. Lo que hay que hacer es poner en la balanza los enojos y las alegrías y pensar si lo que les ha hecho enojar realmente era un motivo para enfadarse. Si has sobreactuado es buen momento de recapacitar y no dejarse llevar por el orgullo y la obstinación…de lo contrario te mantendrás enojada y eso se reflejará en tu rostro y será difícil cubrirlo con maquillaje.

Si tienes la oportunidad, ve a un retiro, toma clases de yoga y un buen masaje. Si el presupuesto no te ayuda, elije ejercitarte ya fuera en grupo o en solitario. La idea es mantener la mente despejada y que en las noches el insomnio no te sorprenda y al ansiedad se haga presente, pues eso equilave a ponerse a pensar en una y mil cosas y no todas son agradables.

No tengas miedo del “para siempre” y tampoco vayas camino al altar o al registro civil con la idea de “si no funciona me divorcio”. El paso es importante, el evento es soñado, pero un matrimonio no es una boda y una boda no hace un matrimonio. Si haz decidido que elegiste bien, serás consciente que la vida en pareja no es color de rosa y que los malos momentos afianzan una relación si de verdad hay amor de por medio.

Hagan un voto antes de la ceremonia, de hablarse con la verdad, de no faltarse al respeto, de saber pedir disculpas y sobre todo de tener sus propios espacios; válido es también que respeten su personalidad, que sepan que cada uno tiene su carácter y no siempre estarán de buenas. Eso te tranquilizará y el día que añoran, llegará y se verán espectaculares.